Enfermedad de Cushing en Perros: Qué es, Síntomas y Tratamiento

Enfermedad de Cushing en Perros: Qué es, Síntomas y Tratamiento

¡Bienvenido Waggyfriend! En este blog, nos adentraremos en el fascinante tema del síndrome de Cushing en perros. ¿Alguna vez te has preguntado cómo afecta esta condición a nuestros fieles compañeros de cuatro patas? ¿Cuáles son los signos a tener en cuenta? ¿Cómo podemos ayudar a prevenirlo o manejarlo si ya está presente? A lo largo de este blog, explicaremos a profundidad este síndrome, sus causas, síntomas, diagnóstico y opciones de tratamiento. ¡Empecemos!

¿Qué es el síndrome de cushing en perros?

El síndrome de Cushing en perros, también conocido como hipercortisolismo, es una condición médica que resulta de una producción excesiva de cortisol, una hormona esteroide producida por las glándulas suprarrenales. Este exceso de cortisol puede ser causado por varias razones, siendo la más común la enfermedad de Cushing pituitaria dependiente, donde hay un crecimiento anormal de un tumor en la glándula que estimula la producción excesiva de cortisol.

Causas del síndrome de cushing en perros

El síndrome de Cushing en perros puede ser causado por diferentes factores, sin embargo, aquí te explicamos los más comunes:

Enfermedad de Cushing pituitaria-dependiente

Esta es la causa más frecuente y ocurre cuando hay un crecimiento anormal de un tumor en la glándula pituitaria, que produce exceso de hormona adrenocorticotropa (ACTH), lo que a su vez estimula las glándulas suprarrenales para producir más cortisol.

Enfermedad de Cushing adrenal-dependiente

Esta ocurre debido a un tumor en una o ambas glándulas suprarrenales, lo que lleva a una producción excesiva de cortisol directamente desde la glándula suprarrenal.

Uso prolongado de esteroides

La administración prolongada de esteroides, ya sea para tratar otras enfermedades o como terapia inmunosupresora, puede suprimir la función normal de las glándulas suprarrenales y resultar en el desarrollo del síndrome de Cushing.

Tumores ectópicos productores de ACTH

En algunos casos raros, los tumores fuera de la glándula pituitaria pueden producir ACTH, estimulando así la producción de cortisol por las glándulas suprarrenales y provocando el síndrome de Cushing.

Causa iatrogénica

Algunas veces, el síndrome de Cushing puede ser causado por la administración excesiva de medicamentos que contienen corticosteroides, como prednisona o dexametasona, como parte del tratamiento de otras enfermedades.

¿Qué síntomas tiene un perro con cushing?

Aumento de la sed y micción

Los perros con síndrome de Cushing tienden a beber más agua de lo habitual y, como resultado, pueden necesitar orinar con más frecuencia.

Aumento del apetito

Si tu perro no quiere comer pero de repente, experimenta un aumento del apetito, esto puede llevarlo a un aumento de peso.

Pérdida de cabello y piel adelgazada

La piel de un perro con síndrome de Cushing puede volverse más delgada y frágil, y puede desarrollar parches por caída de pelo en perros o áreas calvas. En este caso, debes saber cómo peinar a un perro para evitar que siga cayendo más con el cepillo.

Letargo y debilidad muscular

Los perros afectados pueden mostrar signos de fatiga, letargo y debilidad muscular, lo que puede manifestarse como dificultad para levantarse o moverse.

Aumento de la pigmentación

Algunos perros pueden desarrollar hiperpigmentación, lo que significa que su piel puede volverse más oscura, especialmente en áreas como la ingle, las axilas y alrededor de la boca.

Predisposición a infecciones cutáneas

La piel adelgazada y debilitada puede hacer que los perros con síndrome de Cushing sean más susceptibles a las infecciones cutáneas bacterianas o fúngicas.

Distensión abdominal

Algunos perros pueden desarrollar un abdomen distendido debido a la acumulación de líquido en la cavidad abdominal, conocido como ascitis.

¿Cómo diagnosticar la enfermedad de cushing en perros?

El diagnóstico del síndrome de Cushing en perros implica un enfoque multifacético. Aquí hay algunas de las pruebas comunes que se utilizan para diagnosticar esta enfermedad:

Historia clínica y examen físico

El veterinario recopilará información detallada sobre los síntomas que ha observado en su perro, así como cualquier historial médico relevante. Luego, realizará un examen físico completo para buscar signos asociados con el síndrome de Cushing, como pérdida de cabello, piel adelgazada, aumento del abdomen, etc.

Análisis de sangre

Se pueden realizar análisis de sangre para medir los niveles de cortisol y otras hormonas relacionadas, como la hormona adrenocorticotropa (ACTH).

Análisis de orina

Las muestras de orina pueden ser analizadas para detectar cambios en los niveles de cortisol o sus metabolitos.

Ecografía abdominal

Se puede realizar una ecografía para evaluar el tamaño y la forma de las glándulas suprarrenales y buscar signos de tumores.

Resonancia magnética (RM) o tomografía computarizada (TC)

Estas pruebas de imagen más avanzadas pueden ser necesarias para detectar tumores en la glándula pituitaria o las glándulas suprarrenales.

Prueba de bajo dosis de dexametasona (LDDST)

En esta prueba, se administra una dosis baja de dexametasona y luego se miden los niveles de cortisol en sangre. Los perros con síndrome de Cushing generalmente no suprimen sus niveles de cortisol después de la administración de dexametasona.

Waggy’s recomienda acudir al veterinario tan pronto como observes signos de dermatitis seborreica en tu perro. Cuanto antes se realice el diagnóstico y se inicie el tratamiento, mejor será la gestión de la afección cutánea y se podrán prevenir posibles complicaciones. 

En caso de que al perro no le guste ir a visitar al médico veterinario, te recomiendo que le des premios para cachorros de la marca Waggy’s porque contienen  CBD para perros , lo cual ayuda muchísimo a nivelar los niveles de estrés y ansiedad en perros antes de ir a su sesión, lo cual será beneficioso para todos. Además uno de sus otros ingredientes es el  Omega 3 para perros, un componente necesario y esencial para el desarrollo del cachorro. 

¿Qué órganos afecta la enfermedad de cushing en perros?

La enfermedad de Cushing en perros afecta principalmente a dos órganos clave: las glándulas suprarrenales y la glándula pituitaria. Estos desequilibrios hormonales pueden tener efectos sistémicos en el cuerpo del perro, afectando a múltiples sistemas y órganos, como la piel, el sistema inmunológico y el sistema cardiovascular.

Tratamiento cushing en perros

El tratamiento del síndrome de Cushing en perros puede implicar opciones farmacológicas y, en algunos casos, intervención quirúrgica, dependiendo de la causa y la gravedad de la enfermedad.

Tratamiento farmacológico

  • Los medicamentos como el trilostano o el mitotano pueden ser utilizados para inhibir la producción de cortisol en las glándulas suprarrenales. Estos medicamentos ayudan a controlar los síntomas del síndrome de Cushing al reducir los niveles de cortisol en el cuerpo. Se necesita monitoreo regular de la función adrenal y ajustes en la dosis.
  • En algunos casos, la administración de ACTH sintético puede ayudar a controlar la producción de cortisol, especialmente en perros con enfermedad de Cushing pituitaria-dependiente.
  • Además de los medicamentos para controlar la producción de cortisol, puede ser necesario proporcionar terapia de apoyo para tratar los síntomas secundarios, como infecciones cutáneas o problemas digestivos.

Intervención quirúrgica

  • Adrenalectomía: En perros con enfermedad de Cushing adrenal-dependiente, donde hay tumores en las glándulas suprarrenales, la cirugía para extirpar las glándulas afectadas (adrenalectomía) puede ser recomendada. Este procedimiento puede ayudar a controlar la producción excesiva de cortisol y aliviar los síntomas del síndrome de Cushing.
  • Cirugía hipofisaria: En casos de enfermedad de Cushing pituitaria-dependiente, la cirugía para extirpar el tumor en la glándula pituitaria puede ser una opción en ciertos casos. Sin embargo, este procedimiento es más complejo y menos común que la adrenalectomía.

¿Qué pasa si no se trata el cushing en perros?

A medida que la enfermedad progresa, el exceso de cortisol en el cuerpo puede causar daño a múltiples órganos y sistemas. Esto puede resultar en problemas de salud como diabetes mellitus, hipertensión arterial, enfermedad renal, enfermedad hepática, debilidad muscular severa, infecciones recurrentes de la piel, así como un mayor riesgo de desarrollar trastornos cardiovasculares y enfermedades metabólicas. Además, el síndrome de Cushing no tratado puede reducir significativamente la calidad de vida del perro debido a los síntomas debilitantes y a la posibilidad de complicaciones graves.

Consejos para cuidar a un perro con la enfermedad de cushing

  • Es crucial seguir las recomendaciones de tratamiento proporcionadas por tu veterinario. Esto puede incluir administrar medicamentos según las indicaciones, programar controles regulares y pruebas de seguimiento, así como ajustar el tratamiento según sea necesario.
  • Es importante mantener una dieta equilibrada y controlada en calorías así como la dieta barf, preferiblemente bajo la supervisión de un veterinario o un nutricionista canino.
  • Asegúrate de que tu perro reciba ejercicio regular. El ejercicio moderado puede ayudar a mantener un peso saludable y promover la salud cardiovascular.
  • Asegúrate de proporcionar un entorno cómodo y accesible para tu perro. Esto puede incluir una cama suave, acceso fácil a agua fresca y una rutina de descanso adecuada.
  • Mantén la piel limpia y seca, y revisa regularmente en busca de signos de irritación o infección. La limpieza dental en perros también es importante para prevenir problemas dentales y sistémicos.
  • Finalmente, brinda a tu perro con la enfermedad de Cushing el amor y la atención que necesita. Pasar tiempo de calidad juntos puede ayudar a fortalecer el vínculo entre tú y tu mascota y mejorar su bienestar emocional.

Dieta para la enfermedad de cushing en perros

La dieta debe estar diseñada para controlar los síntomas y promover la salud general del animal. Se recomienda una alimentación baja en grasas y calorías, con énfasis en proteínas magras de alta calidad y alimentos bajos en carbohidratos. La inclusión de fibra dietética puede ayudar a regular el tránsito intestinal. Es importante evitar los alimentos procesados y altos en sodio.

¿Se puede prevenir el síndrome de cushing en perros?

Realmente no se puede prevenir, sin embargo, existen medidas que se pueden realizar para mantener medidas como; un peso saludable a través de una dieta adecuada y ejercicio regular, programar visitas regulares al veterinario para detectar cualquier problema de salud temprano, controlar el uso de medicamentos que puedan contribuir a la enfermedad, reducir el estrés y estar atento a cualquier cambio en la salud y el comportamiento del perro para detectar problemas a tiempo.

Conclusión 

En resumen, aunque no se puede prevenir completamente, el síndrome de Cushing en perros puede ser manejado y su impacto minimizado mediante la vigilancia regular de la salud, el mantenimiento de un peso saludable, la reducción del estrés y el seguimiento de las recomendaciones veterinarias. La detección temprana y el tratamiento adecuado son clave para garantizar una mejor calidad de vida para las mascotas afectadas por esta condición.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad de Google y los Términos del servicio.


Te pueden interesar Ver todo

Síndrome de Horner Perros: Causas, Síntomas y Tratamiento

Síndrome de Horner Perros: Causas, Síntomas y Tratamiento

¿Por qué mi perro me lame? Los 5 Significados

¿Por qué mi perro me lame? Los 5 Significados

Ibuprofeno para Perros: ¿Sí o No? Te lo Contamos Todo

Ibuprofeno para Perros: ¿Sí o No? Te lo Contamos Todo