Leishmaniosis en Perros: Qué es, Causas, Síntomas y Tratamiento

Leishmaniosis en Perros: Qué es, Causas, Síntomas y Tratamiento

La leishmaniosis es una enfermedad transmitida por la picadura de un mosquito que afecta a perros y humanos en diferentes partes del mundo. Es una afección compleja que puede ser difícil de diagnosticar y tratar, y puede tener graves consecuencias para la salud de tu perro. En este artículo, exploraremos todo lo que necesitas saber sobre la leishmaniosis en perros, desde cómo se transmite la enfermedad hasta cómo prevenirla y tratarla. También hablaremos sobre los síntomas comunes, las opciones de tratamiento y las medidas preventivas que puedes tomar para ayudar a proteger a tu perro de esta peligrosa enfermedad. Si te preocupa la salud de tu mascota y quieres aprender más sobre la leishmaniosis, ¡sigue leyendo!


¿Qué es Leishmaniosis y cómo se transmite?

La leishmaniasis (o leishmaniosis) canina es una enfermedad compleja parasitaria que puede ser difícil de diagnosticar y tratar. Está causada por la Leishmania, un parásito microscópico que se transmite a los perros por la picadura de un pequeño insecto (el flebotomo o “mosca de la arena”) a menudo llamado incorrectamente “mosquito”. Esta enfermedad puede afectar a humanos y animales, incluyendo perros, y es especialmente común en zonas tropicales y subtropicales del mundo. 

Cuando el mosquito pica a un perro infectado, el parásito se transmite a través de la saliva del mosquito y entra en el torrente sanguíneo del perro, donde se multiplica y puede causar enfermedad.

Es importante tener en cuenta que la leishmaniosis no se transmite directamente de un perro a otro, ni de un perro a un humano. El mosquito es el único vector de la enfermedad, lo que significa que la prevención de la picadura del mosquito es la clave para prevenir la leishmaniosis.


Tipos de Leishmaniosis canina

Leishmaniosis cutánea


La leishmaniosis cutánea en perros es una forma de leishmaniosis que afecta principalmente a la piel y las membranas mucosas de los perros. Es causada por diferentes especies de Leishmania, que son transmitidas por la picadura de un mosquito infectado.

Leishmaniosis visceral

La leishmaniosis visceral en perros es una enfermedad grave causada por la especie de Leishmania infantum, que se transmite por la picadura de un mosquito infectado. Esta enfermedad puede afectar a varios órganos internos, como el bazo, el hígado y los riñones, y puede ser mortal si no se trata adecuadamente.


Síntomas de la Leishmaniosis en perros.

Los síntomas de la leishmaniosis en perros pueden variar dependiendo de la forma de la enfermedad (cutánea o visceral), la gravedad de la infección y la respuesta del sistema inmunológico del perro. A continuación, se presentan algunos de los síntomas más comunes asociados con la leishmaniosis en perros:

  • Pérdida de peso y apetito
  • Debilidad y letargo
  • Fiebre intermitente
  • Anemia
  • Descamación y pérdida de pelo alrededor de los ojos, orejas y nariz. No debe confundirse con la caída de pelo en perros
  • Lesiones cutáneas, como nódulos, úlceras y descamación (en el caso de la leishmaniosis cutánea)
  • Dificultad para respirar
  • Diarrea y vómitos
  • Agrandamiento del bazo y del hígado
  • Dificultad para caminar o correr
  • Sangrado en la nariz, en las encías o en la piel
  • Conjuntivitis y uveítis (inflamación del ojo)
  • Problemas renales y hepáticos

Ojo, no todos los perros infectados con Leishmania presentan síntomas de la enfermedad y no todo síntoma quiere decir que sea signo de que la padecen, muchas veces son sintomas de estres en perros  o incluso pueden haberse contagiado del famoso  moquillo en perros y los síntomas son confundidos con esta enfermedad. Por esta razón, es fundamental realizar pruebas de diagnóstico y tratamientos tempranos para saber si la sufren y en caso de que sea así, prevenir la transmisión de la enfermedad y proteger la salud de los perros y de las personas.


¿Cómo se diagnostica la Leishmaniosis canina?

El diagnóstico de la leishmaniosis canina se basa en una combinación de signos clínicos, pruebas serológicas y pruebas de laboratorio. A continuación te compartimos algunas de  las pruebas más comunes utilizadas para el diagnóstico de la leishmaniosis canina:


Pruebas serológicas

Estas pruebas detectan la presencia de anticuerpos contra la Leishmania en la sangre del perro. Las pruebas serológicas son útiles para el diagnóstico de la infección, pero no siempre indican si el perro está enfermo o no. Es importante destacar que los perros pueden tener anticuerpos positivos a la Leishmania sin estar enfermos, ya que pueden ser portadores asintomáticos.


Citología

Esta prueba implica la toma de muestras de las lesiones cutáneas, de los ganglios linfáticos o de la médula ósea del perro para examinarlas al microscopio. La citología puede detectar la presencia de amastigotes (forma intracelular de la Leishmania) en los tejidos del perro.


Biopsia

Esta prueba implica la extracción de una muestra de tejido del perro para examinarla al microscopio y detectar la presencia de amastigotes de Leishmania.



PCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa)

Esta prueba detecta el material genético de la Leishmania en las muestras de sangre, de la médula ósea o de otros tejidos del perro. La PCR es una prueba muy sensible y específica, pero puede ser costosa y requerir equipos especializados.

Es importante destacar que ninguna prueba diagnóstica es completamente precisa por sí sola, por lo que a menudo se utilizan varias pruebas en combinación para aumentar la precisión del diagnóstico. Además, el diagnóstico de la leishmaniosis en perros puede ser difícil debido a la variedad de síntomas y la posibilidad de que los perros sean portadores asintomáticos. Por esta razón, se recomienda realizar pruebas de diagnóstico regulares en los perros que viven en áreas endémicas de leishmaniosis.


Tratamiento para Leishmaniosis en perros

El tratamiento de la leishmaniosis en perros se enfoca en reducir la carga parasitaria y reparar el daño en piel si es que se presentan las úlceras. Los fármacos de primera elección para tratar a Leishmania son antimoniato de meglumina, alopurinol, anfotericina B o combinación de ambas; En caso de presentar resistencia al tratamiento, puede administrarse miltefosina. El uso de estos medicamentos es costoso y se debe de administrar cuidadosamente ya que son altamente tóxicos. Una vez estabilizado el paciente, este se debe de monitorear cada vez que se deprima ya que existe un fuerte riesgo de recaída.


Medidas para prevenir la Leishmaniosis.

A continuación, te compartimos algunas medidas que puedes tomar para prevenir la leishmaniosis en perros:


Evitar las áreas de alto riesgo

La leishmaniosis es más común en áreas donde hay una alta densidad de mosquitos, como zonas húmedas y cálidas. Evitar las áreas de alto riesgo durante las horas de mayor actividad de los mosquitos (al amanecer y al atardecer) puede reducir la exposición de los perros a los insectos.


Repelentes de mosquitos

Utilizar repelentes de mosquitos específicos para perros puede ser efectivo para reducir la cantidad de picaduras de mosquitos y, por lo tanto, el riesgo de infección. Los repelentes deben ser aplicados según las instrucciones del fabricante y con precaución en perros con piel sensible.


Vacunación

Es de especial interés para perros que viven en zonas endémicas. No previenen la infección pero sí reducen el riesgo de progresión de la enfermedad y la probabilidad de desarrollar signos clínicos. Sólo se deben de aplicar a perros que previamente hayan dado negativo a un test serológico en sangre.


Pruebas periódicas

Realizar pruebas periódicas de detección de leishmaniosis en los perros puede ayudar a detectar la enfermedad en sus primeras etapas y a iniciar el tratamiento temprano, lo que puede mejorar el pronóstico.

Higiene adecuada

Mantener una buena higiene en los perros, como bañarlos y mantener su piel y pelaje limpios y libres de parásitos externos, puede ayudar a reducir el riesgo de infección.

Es importante recordar que ninguna medida preventiva es 100% efectiva, pero combinando varias de ellas se puede reducir significativamente las probabilidades de infección. Además, si sospechas de alguna sintomatología, te recomendamos llevar a tu perro al veterinario para una evaluación adecuada y un tratamiento temprano si es necesario.


¿Qué puedo hacer si mi perro tiene Leishmaniosis? Recomendaciones

Si sospechas que tu perro puede estar infectado con leishmaniosis, es crucial que acudas a un veterinario de inmediato para una evaluación y diagnóstico adecuados. Si se confirma la infección, el veterinario te recomendará un tratamiento específico y te proporcionará instrucciones detalladas sobre cómo cuidar a tu perro durante el proceso de tratamiento. La leishmaniosis es una enfermedad grave que requiere atención veterinaria especializada. Siguiendo estas recomendaciones, junto con el tratamiento adecuado, se puede ayudar a controlar los síntomas y mejorar la calidad de vida de tu perro.

Y como en Waggy's sabemos que la visita al veterinario puede ser frustrante para tu perro y muchas veces nuestras mascotas suelen ser animales agresivos por lo que su conducta es complicada de amanzar , tenemos una variedad de productos con  CBD para perros que ayudarán a calmar ese estrés y ansiedad en perros  durante la consulta ,para que pueda ser atendido por el veterinario sin mayores complicaciones.


Leishmaniosis en humanos ¿puedo contagiar a mi perro?

La leishmaniosis también es una enfermedad zoonótica, lo que significa que puede transmitirse de animales a humanos. Aunque la transmisión de perros a humanos es poco común, es importante tomar medidas preventivas para reducir el riesgo de infección en humanos. 


La leishmaniosis es una enfermedad zoonótica, es decir que se pueden transmitir de los animales a los humanos, por ello existe la creencia de que el perro puede transmitir dicha enfermedad al humano lo cual es un error ya que Leishmania se transmite únicamente a través de la picadura de un flebótomo hembra infectado. Ahora bien, para lograr presentar la enfermedad, el afectado debe de tener un estado inmunitario comprometido o poco maduro como es el caso de niños menores de 2 años, ancianos o población con algún tipo de enfermedad autoinmune.


Conclusión

En conclusión, la leishmaniosis es una enfermedad grave en los perros que puede afectar muchos sistemas del cuerpo y que requiere atención veterinaria especializada y medidas preventivas para reducir el riesgo de infección. Sin embargo, los perros infectados con leishmaniosis pueden llevar una vida normal, feliz y vivir durante muchos años con el tratamiento adecuado.

 

Autor: Equipo Waggy's.

Waggy's es una empresa dedicada a la producción y venta de premios naturales para perros y gatos con CBD para mascotas natural. Todos sus productos están elaborados con ingredientes frescos y de calidad, sin aditivos ni conservantes artificiales. El equipo de Waggy's está conformado por un grupo de expertos en nutrición animal, veterinarios y amantes de los animales comprometidos en ofrecer productos saludables y sabrosos para nuestros amigos peludos. 


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad de Google y los Términos del servicio.


Te pueden interesar Ver todo

Hipo en Perros: Cómo Solucionarlo Fácil y Rápido

Hipo en Perros: Cómo Solucionarlo Fácil y Rápido

Salmón para Perros: ¿Pueden Comerlo? Debes Saberlo

Salmón para Perros: ¿Pueden Comerlo? Debes Saberlo

Conjuntivitis en Gatos: Causas, Síntomas y Soluciones

Conjuntivitis en Gatos: Causas, Síntomas y Soluciones