¿Cómo Enseñar a un Perro o Cachorro a ir al Baño?

¿Cómo Enseñar a un Perro o Cachorro a ir al Baño?

La educación de tu perro es muy importante para mantener una buena relación y convivencia con él. Cómo enseñar a un perro a ir al baño en el lugar indicado implica mucha dedicación, observación, constancia y paciencia.


Te compartimos algunos consejos que puedes aplicar sobre cómo educar a tu perrito para que haga sus necesidades en el lugar indicado.

¿Cuánto tiempo tarda en aprender a ir al baño un perro?

No hay una edad concreta en la que un perro aprende a hacer sus necesidades en el lugar indicado. Cuánto tarde dependerá de varios factores, el tamaño, la edad o la raza de tu perro también pueden influir en el tiempo que tarda en aprenderlo (los perros más jóvenes tienen la vejiga más pequeña, y las razas pequeñas tienen un metabolismo más rápido y necesitan hacer sus necesidades con más frecuencia).

Así que tu perro tardará en aprender a hacer sus necesidades en donde quieres en función del interés que le pongas y de su inteligencia. Pero si le dedicas tiempo y esfuerzo de manera constante y suficiente entre dos y seis meses estará adquiriendo este nuevo hábito.

¿Qué necesito para enseñar a mi perro a ir al baño?

Para enseñarle a un perro cómo ir al baño, necesitarás algunos elementos antes de comenzar el entrenamiento:

  • Correa para dirigirlo a la ubicación designada para hacer sus necesidades.
  • Bandeja de entrenamiento con un tapete absorbente o periódico en el lugar designado, el perro asociará su olor a un solo lugar donde podrá hacer sus necesidades, haciendo la zona más higiénica.
  • Premios Waggy’s con el fin de felicitarlo cuando haya entendido las instrucciones. En especial te recomendamos estos premios relajantes para perros, si tu perro o cachorro es nervioso, sufre de ansiedad o estrés:

 

¿Cómo enseñarle paso a paso?

Ya con los elementos básicos es momento de entrenar, sigue estos consejos de manera continua para que sea más sencillo enseñarle a hacer del baño en su lugar.

Define el lugar

Ubica un lugar accesible para que tu perrito haga sus necesidades como el jardín, la cochera o el baño. Es importante que el lugar que elijas como baño, debe estar separado de los ligares en los que tu amigo juega, descansa o se alimenta. Por ningún motivo puede estar cerca de su plato de comida o cama. También para este primer paso necesitarás un poco de la muestra de su pipí, que servirá para marcar con su olor el punto designado por ti como su lugar para ir al baño. Basta solo con una pequeña cantidad.


Preséntale su lugar

Colócale la correa a tu perro y muéstrale el lugar donde debe hacer sus necesidades de una forma positiva. Una vez en el lugar, déjalo que huela, investigue y explore. Acompaña este proceso con alguna frase como “ve al baño”, “anda a hacer pipí”, esta será usada como orden y le servirá como refuerzo mientras huele y se para sobre su nuevo baño.


No estamos jugando

No juegues con él mientras le muestras el lugar donde deberá hacer sus necesidades, tampoco permitas que se ponga a jugar, morder o romper el periódico o tapete absorbente.


Mantener la marca

Hasta que haya adquirido el hábito de ir a su lugar a hacer sus necesidades es recomendable mantener siempre una pequeña cantidad de pipí en el espacio designado. Asegúrate que las otras partes de tu casa o patio estén siempre limpias y sin marca de olor de deposiciones. Para eliminar el rastro de olor que pueda haber quedado en otros lugares de la casa, usa un poco de vinagre mezclado con agua, esto neutralizará el olor y tu perro podrá enfocarse en el lugar correcto.


Establece una rutina

Acostumbra a tu perrito a una rutina y horarios fijos para que este asocie cada hora específica con cada actividad como, jugar, dormir, salir a pasear y hacer sus necesidades.


Repetir

Haz este ejercicio por lo menos tres veces al día, idealmente después de que le des de comer, cuando es más probable que tenga ganas de defecar. Repite hasta que notes que va sólo o cuando le des la instrucción “ve al baño” o “anda a hacer pipí”. Recuerda que los accidentes son inevitables durante el entrenamiento, ya sea por falta de tiempo o simplemente porque el perrito no puede aguantar más. Si no lo logra o se equivoca de lugar no debes castigarle, ya que puede asustarse y dañar su entrenamiento, y sólo conseguirás que tu perrito comience a hacer sus necesidades donde no puedas verlo. Así que sólo límpialo rápidamente y simplemente no le des atención a la situación.


Prémialo

Felicita a tu perrito cada vez que orine o defeque en su lugar. Al principio, todos los perritos hacen sus necesidades donde no deben, y no saben aún dónde es correcto y dónde no. Pero cada que lo haga bien y donde debe procura siempre felicitar a tu perrito, aliéntalo y acarícialo diciéndolo “¡Buen chico!”, ¡Bien hecho!” o si le dices “pipí”, reconocerá tu tono de voz positivo y entenderá que ha hecho lo correcto. También puedes premiarlo con treats como galletas Waggy’s para reforzar su gran comportamiento, que lo ayudarán a sentirse seguro y a que el periodo de educación sea más fácil, además de que le ayudarán a relajarse y estar más tranquilo en su día a día.

     

    Vigílalo después de las comidas

    Por último, vigila a tu perro después de las comidas, despertarse y de jugar. Asegúrate de llevarlo a su baño varias veces, sobre todo al inicio del entrenamiento, para que comience a comprender que ese es su lugar específico para hacer sus necesidades.

    Cada perro es único y tiene su ritmo y tiempo para aprender, no te desanimes. El entrenamiento se basa en repetir muchísimas veces hasta lograr la conducta adecuada, y por supuesto, en reforzar en forma positiva los nuevos hábitos.

     

    Razones por las que el proceso de ir al baño podría alargarse

    ¿Qué puedes hacer si tu perrito no hace sus necesidades dónde debe? Si tu perrito está tardando en entender el proceso de ir a hacer sus necesidades donde debe, pueden surgir algunos inconvenientes en el proceso como:

    • Algunas enfermedades o problemas médicos podrían alargar el control de la pipí.
    • Cachorros que hayan vivido en condiciones insalubres previas en su vida, podrían no controlar sus esfínteres.
    • Algunas razas de perros pequeños pueden tardar más en controlar sus necesidades.
    • Perros mayores con problemas de incontinencia también necesitarán un entrenamiento más duradero.
    • El entrenamiento podría alargarse con perros con problemas de ansiedad (si quieres conocer más sobre la ansiedad en perros puedes visitar nuestro artículo: Ansiedad en Perros: Causas, Síntomas y Cómo Controlarla en 3 pasos.

     

     Conclusión

    En conclusión, sabemos que el proceso de entrenamiento de un perro para que haga sus necesidades en el lugar indicado puede tardar desde semanas a meses, por lo que puede ser agotador, sin embargo; la paciencia es muy importante en este proceso y es algo que no debe de ser estresante ni para el humano ni para la mascota. Esperamos que estos consejos te sean de utilidad, recuerda que si necesitas más ayuda, siempre puedes apoyarte de un coach canino que te guíe paso a paso en este proceso.

    Déjanos un comentario con tu experiencia y compártenos cuáles métodos son los que mejor te han funcionado a ti.


    Deja un comentario

    Los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.

    This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.